viernes, 1 de enero de 2016

Feliz Año Nuevo


  • Aprovecho que este año no se pueden hacer listas para colar una. Una lista.
  • Creéis que no nos hemos dado cuenta pero nos habéis colado alguna lista que otra, EH.
  • Este es el último post de las 13, 14 y 15 cosas. 
  • Este es el último post de este blog.
  • Estas tres ediciones de buenrollismo no hubieran sido posibles sin Bichejo. Literalmente. Bichejo ha sido, y es, la mano que mece la cuna, la edición de urgencia, la patada en el culo para espabilar y, sobre todo, el bonitismo, el buenrollismo y la risa porque sí. Sin ella no hubiera habido #cosas. 
  • Ha sido una experiencia MARAVILLOSA, gracias a las personas que han querido compartir con los demás cosas bonitas, con la única intención de pasar un buen rato buenrollista. 
  • He tenido la tentación de hacer un post contando los underwears del blog, que me ha dejado picueta que algunos blogueros/as de pro hayan sido tan pardillos a veces pero me he resistido. A la tentación. Porque aquí hemos venido a lo del buenrollismo.
  • Hemos echado de menos a algunas personas pero, eh, os queremos más o menos lo mismo o igual.
  • Las tres gracias, las tres parcas, las tres hijas del rey metidas en tres botijas y tapadas con pez, las trillizas de oro, los tres mosqueteros, los tres cerditos, los tres tenores, los tres sudamericanos, no hay dos sin tres, tres es multitud, a la tercera va la vencidESTE, ESTE ES EL QUE BUSCABA! A la tercera va la vencida y esta es la tercera y última edición de lo de las #cosas.
  • No vamos a volver con las #16cosas.
  • Quiero insistir en el agradecimiento a todos los que habéis participado estos años, a los que habéis retuiteado, compartido o comentado, a los que habéis mandado DM casi indescifrables con cosas tronchantes, a los primeros y a los de última hora... ¿Sois conscientes de que habéis hecho todo eso sólo para compartir buen rollo? Sois MARAVILLOSOS.
  • También quiero pedir perdón por los errores, que los ha habido, cada año unos diferentes, todos bonicos. Porque somos así, todo lo que tenemos de molonas lo tenemos de humanas y ya sabemos que errare humanum est.
  • Voy a sentirme orgullosa de esta experiencia, siempre. Sí, es pequeño y poco pretencioso, pero me siento muy orgullosa y me da calorcito del bueno. Espero que los que han jugado con nosotras también sientan ese orgullo y calorcito buenrollista.

Muchas gracias. Ojalá pudiéramos hacer algo así todo el tiempo.

Feliz Año Nuevo.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Mis quince chistes malos

Yo no podía acabar el año sin poner mis chistes malos, que igual este año son un poco mejores, pero tampoco mucho.

Pero antes, mis cosas maravillosas del año. 

N, siempre. Mis ahijados, la mayor, el pequeño y la postiza. Mis comadres, apoyo constante a pesar de la distancia. Los tres clubes de lectura. Carmen y Gordipé, y sus rápidas llamadas en un momento chungo sólo para decir ¿qué necesitas, en qué te puedo ayudar? Pe y LaRizos y nuestro amor loco por Danny Castellano y ese día en casaPe con el coprimerismo al completo (hola, Bim, so rancio). Anijol y los correos de los viernes. Lola y sus visitas casi por sorpresa. Mahiraless y Misia, vuestras alegrías son las mías, y vuestras penas, también. Desgraciaíto y Newland que mejoran mi vida en general y con los auriculares en particular. Mi Themi bonita, siempre se nos hacen cortas las visitas. Málaga, Málaga, Málaga. Mi 40 cumpleaños, a pesar de mis torpezas. Otra gente que ni tiene blog ni nada y que me quiere porque sí. Y yo misma, qué cojones, que he sido fuerte en este año de mierda que tenía papeletas de sobra para no dejarme más que penas para recordarlo.

Vaya, pues resulta que son quince. Pero en realidad no es una lista, claro que no...porque seguro que se me olvida gente, y cosas y lugares que han sido, como dijo Misia hace tiempo, la cara A de un año llenito de cara B.


Bueno, ya, al lío. Vamos que nos vamos (espero que no se me cuele ninguno repetido)

- Tío, mi mujer tiene un lunar súper sexy en la nalga izquierda
- Derecha
- ¿Eh?
- Nada, que gires en la próxima

- ¿Cuál es su mejor virtud?
- La diplomacia
- A ver, deme dos ejemplos
- Dos hostias te voy a dar

- ¿Cuánto cuestan unos calamares?
- Ocho euros
- ¿Y a la romana?
- VIII €

- Hija, ¿me he pasado con el maquillaje?
- No, vas bien, mamá
- Soy papá
- Entonces sí

Riiing, riiing

- ¿Diga?
- Hay una bomba en su casa. Si no quiere morir deberá tener sexo anal con su marido.
- ¿Paco?
- Qué Paco ni qué Paco...

- Mira, cariño, he montado la cama de Ikea sin mirar las instrucciones
- Era un armario...
- Vaya...

- Me he hecho a mí mismo
- Pues te has hecho mal

- ¿Se quedará a dormir?
- Sí
- Quizás debería saber que la casa está encantada
- ¿Sí? Dígale que a mí también me hace mucha ilusión

- He descubierto una vacuna contra el daltonismo.
- Perfecto, ¿cuál es?
- La roja
- ¿Esta?
- La otra
- ¿Esta?
- Sí
- Es verde
- Entonces la otra

- Según la inquisición, debemos quemar a ese hereje
- ¿A ese hereje?
- De ja
- De je
- De jebe tu de jeberi seibiunova majavi...

- No puedo dormir por mi déficit de atención
- Cuenta ovejas
- Una oveja, dos ovejas, pato, cabro, en la granja de Pepito, eeeee Macarena

- Soy una persona serie, responsable, emprendedora, altruista, trabajo en equipo...
- Ha dibujado una polla en el curriculum
- También pinto

- ¿Nivel de inglés?
- Alto
- ¿Cuántos años tienes en inglés?
- Los mismos que en español
- Ya le llamaremos

- Bienvenidos al curso para controlar la ira, en la lección de hoy...
- HABLA MÁS ALTO, HIJO DE PUTA
- ME VAS A COMER LOS HUEVOS

- Mamá, ¿el pollo engorda?
- Si le das mucho de comer, supongo que sí.
- Me refiero el pollo a mí
- ¿Cómo te va a dar de comer un pollo?

Y colorín colorado, este Bichejo se ha acabado.


miércoles, 30 de diciembre de 2015

The sound of music

Día 30 de diciembre de 2015. Llego tarde para escribir las 15 cosas que molan. Llego tarde, que es mi especialidad existencial. Siempre me debato entre pensar que soy un asco de persona, o que soy súper auténtica, que es lo que nos decimos al espejo cuando vemos que no hemos evolucionado una mierda. 
Pero a lo que vamos, que yo había pensado hacer un repaso de este año en canciones.
Y enero empezó como un reto: sin curro, sin proyectos, sin prestación… y con dinero decreciente. Sigo como mi padre nos enseñó;  resistiendo y abriéndome paso con los cuernos para adelante.
 Febrero siguió a enero con una cadencia melancólica que es uno de los estados por los que pasas mientras luchas: subes, te creces, te cansas, te recuperas y  te vuelves a crecer. Y de repente recibí una llamada para hacer una entrevista que ya no esperaba. Y me sentí terriblemente SEXY (profesionalmente, que para la  autoestima casi mejor que echar un polvazo).
En marzo la cosa volvió a estancarse. Y seguí apretando el paso.  Por cierto, el dinero se acabó. Pero afortunadamenteestuvo Thor para socorrerme y pagar mis facturas.
Y así llegaron mis 38 abriles. El mes acabó en tacones; los míos llegando justa a una entrevista.
En mayo recuperé el optimismo, con un proyecto para un mes y un nuevo contacto laboral. ¿Y si las cosas cambiasen, por fin?
En junio no tengo oferta en firme aunque todo pinte bien, así que seguimos a buen ritmo. Y en julio recupero buenas costumbres, como comer atascos camino de Alcobendas y reclamar facturas.  Poco a poco me he vuelto madrileña; quién lo hubiera dicho…
Llegado agosto, llegan las mejores vacaciones de los últimos 20 años. Sin trabajo, pero con oferta por escrito para septiembre. Tomo el sol en Dènia como nunca, con mis cremas home-made y me pongo más morena que cuando vivía en Mallorca. Y descanso y disfruto tanto...
Tanto que llega un septiembre feliz, en el que empiezo en mi nuevo trabajo. No me lo creo en todo el mes. Encima me conceden ir a un curso a Chicago en octubre. ¡¡CHICAGO!!
Como no todo iba a ir perfecto, aparecen noticias de cerdocabrón en noviembre y Thor vuelve a socorrerme. Esta vez haciéndome de abogado y saltándose la regla de las tres P: no representar ni a putas, ni a pobres, ni a parientes. El asunto no está arreglado, ni mucho menos, pero qué cachonda me pone mi jurista.
Y termino este año FELIZ. Con mayúsculas.
Os deseo mi cambio de racha a todos. Y a quienes les esté costando el año… ánimo. Si yo he podido, vosotros podréis.
P.D. Gordi, sí que he puesto 15… quince canciones para doce meses, ;)


2015 y un rito de paso

Este año no nos dejan hacer listas, y lo entiendo. Hay que pensar en el futuro, y el futuro tiene la particularidad de que los años se cuentan en orden creciente, no decreciente, así que cada año la lista tendría una línea más, con lo que llegaríamos al 2050 escribiendo post largos y desmedidos, interminables como la cola del Reina Sofía cuando llegan los autobuses de japoneses. La buena noticia es que cada año contaríamos un motivo más de alegría. La mala es que, en el 2050, para cuando quisiéramos leer la última línea ya se nos habría olvidado la primera. Bueno, eso para el que tuviera la suerte de conservar todavía los ojos en las cuencas, claro.

Y ese es sólo uno de los factores, queridos míos. El otro es que nuestras anfitrionas cada año publicitan mejor la idea del blog buenrollista, y esto trae como consecuencia que cada vez somos más participantes. El primer año se animaron 30, en 2014 ya nos apuntamos 38, así es que, de seguir la progresión, en 2050 seremos más de 300 contando cosas. Hablo de una progresión aritmética, natürlich, porque de ser geométrica superaríamos los150.000 escribientes o, lo que es lo mismo, pasaríamos de multitud a turbamulta.

Entonces, nada de listas. Así es que tendré que elegir una sola cosa entre la fiesta de disfraces, los veinte años de mi sobrino, el viaje de verano, la boda de mi mejor amiga, las torrijas de mamá, los zapatos comodísimos que encontré en aquella tienda, el libro maravilloso que leí en mayo, los paseos veraniegos con tres perros, los tres perros, la compra de leña para la chimenea, el peso mantenido y contenido, el reencuentro con la peluquera después de su interminable embarazo, el club de lectura, el abono de fútbol... Casi que voy a parar no sea que me salga una lista y no quiero.

Con todo, me parece muy bien que haya estas instrucciones, porque este año lo tengo fácil si sólo tengo que elegir una cosa que sobresalga entre todo lo demás del 2015. Y es que quise convocar a todas las personas que quiero, que son muchas, a que vinieran a celebrar conmigo uno de esos ritos de paso a los que se debe rendir tributo. Y si la vida es toda ella un regalo, llegar además a mi edad con este cuerpo y esta cabeza es algo muy de celebrar. Allí estaban todos, con su buen humor y su alegría, con su buen rollo y su generosidad, con esa complicidad que proporciona la buena amistad festejando que la vida no pasa, ni mucho menos, en balde. 

martes, 29 de diciembre de 2015

Lo de las quince que en realidad es una, cosas

Había escrito la primera de todos para las quince cosas. 
Una soplapollez basada en una receta agridulce para 2015 con las cosas buenas y malas y me había puesto, lo mismo, pelín intensita. Pelín en plan literatura barroca tan típica mía en modo duro. Un horror, vamos, pero yo que se, era mi año demierda y mi forma de poder escaquearme con el tema de las listas, que a mí me gustan y me parecía fatal no poder darle. 

El caso es que he estado pensando y he llegado a la conclusión de que no, que porloscojones. Que esa receta no es verdad o aunque sí lo sea, este es un blog buenrrollista y no pegaba mucho. Sí, es cierto que en este año me ha pasado una cosa muy gorda y muy dura y muy bestia y muy, muy dolorosa pero me van a perdonar (seguro que me entiendes, mamá) pero es que también me ha pasado algo muy GRANDE. Algo enorme. Algo magnífico. Algo que eclipsa totalmente todo lo demás. Ni pedidas de matrimonio (otro que fijoquementiende), ni sacamientos de carné, ni vueltas al karate ni pollas en vinagre. No. Hay algo que hace que 2015 sea el MEJOR año del mundo. 
Y bueno, en realidad miento. No es algo. Es... ALGUIEN.

Mi hija.

Cágate. 

He vivido el peor truque de la historia desde que a mi madre se le murió su padre al nacer mi hermano (estamos malditos, yo paso de que Bea nos haga abuelos, desde ya os lo digo, nenes) pero aunque haya perdido lo más grande, que lo he perdido y me duele todo, he ganado, también lo más grande porque las cosas son así, la vida es así y esas mierdas que dice Bucay y adopta Mistergüondeful que son una caspa (Hola mariache), pero que ciertamente, son.

El tema y al caso, que cómo coño voy a comparar nada. Es que no tiene punto de comparación, es que en este blog de temas felices yo tengo EL tema. El más grande, el más gordo, el más mejor del mundo. 
Tengo que he sido MADRE. Que coño, que sigo siéndolo. Cien por cien. A tope de pagüer madrecil. Dormir está sobrevalorado, follar en condiciones es una utopía y mis pezones sufren en silencio cual hemorroide, pero yo tan feliz porque es que mola. Todo. Es lo mejor que me ha pasado nunca. Es tenerla en brazos y querer morir de amor tolrato. Es olerla y sonreír. Es algo maravilloso, en serio. Maravilloso. 

Así que no, no hubiera sido justo que en este marco incomparable de buenrollismo sinigual me pusiera a contar penas gordas cuando tengo la mayor de las alegrías de mi vida a día de hoy. 
Estoy triste, claro, mucho, pero soy tan feliz cuando me dedico al tema de la maternidad y es algo que llena tanto que la balanza está desequilibrada total a favor del #añomolon.

Así que, esa es mi cosa guay del 2015. Mi tesorico. Mi pequeña Be. Y va a ser lo mejor de todos los años venideros, así que... felices días a todos. 
Que encontréis en vuestra vida alguien (o algo, venga) que os la alegre de la misma manera. 
Amor incondicional, puro, desintersado y muy divertido.

Miradla: 



Besicos. Fle.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Revival Youtube

Este post es de ser muy vaga. Pero, en serio, nunca haré más por vosotros, nunca.

Estos tres vídeos son los sitios a los que siempre vuelvo cuando necesito reírme, son clásicos que seguro que habéis visto mil veces, pero esto como lo de Charlie, o lo de la cabra, son cosas que necesitamos tener en este blog.

Empiezo por un clásico. Contigo no, bicho. O las cosas que uno cuenta cuando vuelve por la mañana de marcha.




El segundo tiene tanto y a la vez tan poco de mí que me muero de risa siempre. Yo era una adolescente saltarina y alocada, pero quiero pensar que un poco menos pava...



Y luego está el maravilloso mundo de las preguntas y respuestas. Es largo, pero merece la pena. Aprenderéis cosas tan importantes como lo que le dijo el barquero a la niña...


 

Lo mejor de las pifias de youtube es pensar que no es que alguien la caga, qué va, es que alguien tiene el suficiente sentido del humor como para cagarla y subirlo.


Y, aún a riesgo de que a mi co-blogger le dé un ictus, mi favorito incomprendido: I love cats

 


Bonus track: una de mis páginas favoritas de todos los tiempos. 

domingo, 27 de diciembre de 2015

Feliz Navidad, mejor siempre con Big Band

Tres de tres, que esto es tradición. 

Un christmas en versión Big Band, este año con la maravillosa voz de Paul Carrack. Es solamente para darte las gracias, Gordi. Por inventarte esto, por mantenerlo durante tres años, por todo el curro que hay detrás de este chiringuito y por poner por delante de otras cosas el espíritu de las quince cosas.

Y por lo de siempre, por ser amiga, musa, coblogger, cómplice en el crimen y cotodo en general. 

Espero que tu 2016 esté lleno de cosas maravillosas. Te las mereces.